discussion_post_title_1520016875

¿Qué errores habituales comenten los apostantes deportivos?, Mar 3


No comprender el concepto de valor

El valor no es tan sencillo como encontrar un equipo de fútbol en una racha ganadora con cuotas altas que se enfrente a un equipo que haya perdido varios partidos seguidos.

El valor consiste en comprender qué representan las cuotas de apuestas, calculando tu propia estimación de probabilidad, convirtiéndola en cuotas y, a continuación, buscando discrepancias entre lo que crees que deberían ser las cuotas y lo que cree la casa de apuestas. Los apostantes suelen cometer un error a la hora de determinar el valor. No se trata de una opinión sino más bien del uso de información, datos, modelos (como los goles esperados) y resultados históricos (el rendimiento respecto al hándicap, por ejemplo) para elaborar un pronóstico más preciso que el proporcionado por la casa de apuestas.           Una vez que sepas qué es el valor, podrás empezar a calcular el valor esperado para cualquier apuesta que realices: se trata básicamente de un cálculo que te dirá cuánto puedes esperar ganar o perder si realizas la misma apuesta varias veces.


No elegir la casa de apuestas adecuada


Los apostantes tienen a su disposición una oferta interminable de casas de apuestas para elegir. Al igual que en cualquier otro sector, las casas de apuestas tienen diferentes enfoques y todas afirman ser la mejor. Sin embargo, no necesitarás mucho para analizar tus opciones y descubrir que algunas casas de apuestas ofrecen mucho más que otras.
La mayoría de las casas de apuestas regalan apuestas gratuitas y bonos que parecen ofrecer valor. Lo que muchos apostantes no saben es que para hacer estas ofertas, las casas de apuestas aumentarán sus márgenes, algo que a la larga repercute en las cuotas con las que apuestas.

Si bien estos tipos de casas de apuestas seducen a los clientes con costosas campañas de marketing y falsas promesas, también harán lo posible para impedir que los apostantes ganen. Si obtienes un beneficio constante apostando con el tipo de casa de apuestas que te ofrece apuestas gratuitas, tus límites quedarán drásticamente limitados o cerrarán tu cuenta definitivamente.                         Elegir una casa de apuestas porque te ofrece una apuesta gratuita es un error que los apostantes sencillamente no se pueden permitir cometer, sobre todo cuando hay casas ofrecen las cuotas de mejor valor, te permite apostar todo lo que quieras y no limita ni excluye a los ganadores.

No utilizar un método de cantidad apostada

Si quieres obtener beneficios con las apuestas, necesitas ir por delante de la casa de apuestas (esto es lo que se denomina una “ventaja”). Un ejemplo de ventaja podría consistir en conocer información sobre un equipo en un partido de fútbol, cambios en el tiempo en un partido de la NFL o cualquier otro factor que pueda influir en el resultado de un partido y que la casa de apuestas desconozca.

Independientemente del origen de tu ventaja, será redundante si no gestionas tu dinero correctamente. El uso de métodos de cantidad apostada resulta esencial si quieres ganar dinero con las apuestas y no utilizarlos es un error que puede costar muy caro a los apostantes.

Si no gestionas tu dinero a la hora de realizar apuestas, te quedarás sin dinero para apostar: así de simple. No hay nada malo en un enfoque de apostarlo todo, siempre y cuando no esperes obtener beneficios constantes como resultado.

No ser consciente de los sesgos cognitivos

Es lógico suponer que controlamos nuestros pensamientos y acciones, pero aquellos interesados en la psicología y la economía del comportamiento sabrán que hay ciertos “sesgos” que provocan que las personas se desvíen de lo que clasificaríamos como juicios racionales.


El sesgo de la confirmación es uno de los sesgos que se pueden aplicar a las apuestas: consiste en la tendencia a favorecer la evidencia que sugiere que la apuesta que estás realizando es correcta, al tiempo que se ignora la evidencia que demuestra lo contrario.                                                                              El anclaje es otro sesgo del que posiblemente los apostantes no sean conscientes. El anclaje, también conocido como focalismo, es la tendencia a basarse en el primer dato ofrecido: esto podría resultar muy perjudicial en las apuestas ya que las cosas pueden cambiar radicalmente en un breve periodo de tiempo.

Esta carencia de pensamiento objetivo y razonamiento lógico puede nublar el juicio y llevar a decisiones de apuesta que se basen en una opinión en lugar de hacerlo en el pensamiento crítico. Puede que los apostantes no sean capaces de controlar los sesgos cognitivos, pero uno de los mayores errores que se puede cometer consiste en no reconocerlos.

Preocuparse en exceso por las pérdidas

La aversión a las pérdidas, que consiste en tener preferencia por evitar las pérdidas en lugar de por la obtención de posibles beneficios, prevalece también en las apuestas y es otro sesgo cognitivo del que muchos apostantes no son conscientes.
Uno de los conceptos erróneos más habituales en las apuestas es que los buenos apostantes no pierden. Simplemente, no es cierto. Los buenos apostantes pierden con menos frecuencia de la que ganan y, en caso de perder, utilizarán un método de cantidad apostada para asegurarse de no perder todos sus fondos.
La presencia de aleatoriedad y suerte en las apuestas deportivas implica que incluso los modelos más sofisticados en ocasiones pueden estar equivocados. Pensar que es necesario evitar las pérdidas a toda costa es un error que ciertamente los apostantes deben evitar.

Apostar porque es conveniente


Incluso si los apostantes saben qué hacer para tener éxito y evitar los errores habituales que se han mencionado anteriormente, el elemento de la conveniencia todavía puede echar por tierra gran parte de su arduo trabajo. 

Por supuesto, para aquellos que apuestan como entretenimiento, apostar por conveniencia no tiene importancia, pero si el objetivo consiste en obtener beneficios, solo debes apostar en el momento adecuado (cuando tengas una ventaja y un valor esperado positivo).

El aumento de popularidad de las apuestas cuidadosamente seleccionadas y las apuestas online, así como la aparición de las aplicaciones de apuestas móviles, ha logrado que el proceso de realizar una apuesta resulte mucho más fácil que antes, pero los apostantes que quieran ganar dinero no se pueden permitir apostar porque resulta conveniente.

En lugar de apostar a un partido de fútbol porque lo emiten en televisión o a un partido de la NFL porque tu casa de apuestas ha enviado una notificación en la aplicación diciendo que ha aumentado las cuotas, cíñete a lo que conoces, mantén la disciplina y recuerda que apuestas para obtener éxito a largo plazo, no beneficios a corto plazo.

« Regresar a Opinión